Publicidad

Estos son los peores lugares para vivir en Latinoamérica en estos momentos

Desde "El hoyo" en Iztapalapa, Ciudad de México hasta Petare en Caracas estos son algunos de los peores lugares para vivir en Latinoamérica.

Latinoamérica cada vez se hace más popular y conocido entre personas de todo el mundo, pues si hay algo indiscutible es que la región tiene mucho por ofrecer, paisajes espectaculares, una calidad humana increíble, comida deliciosa, entre otras.

Sin embargo, no es menos cierto que a nivel económico aún falta mucho por superar, así como en lo concierte a la violencia que para algunos lugares va de mal en peor. Por eso, en Q’ Pasa te contamos cuáles son los peores lugares para vivir en Latinoamérica en estos momentos.

Petare, Caracas

 Una de las ciudades más peligrosas del mundo cuenta con uno de los barrios también más peligrosos del mundo.

Es el sitio más conocido por su inseguridad en toda Venezuela, incluso por su fama se han realizado novelas televisivas y películas donde se muestra esta realidad. Es una parroquia que se encuentra en el área metropolitana de Caracas y dentro de ella se ubican distintos barrios pequeños que la componen y en donde se encuentran un gran número de pandillas que se dedican al robo a mano armada y al hurto de vehículos.

Trayendo como consecuencia que la ciudad capital sea reconocida como la metrópolis más peligrosa del mundo. Un dato curioso es que es bastante impresionante a la vista, debido a la cantidad de viviendas que están construidas allí, las cuales parecen estar apiladas entre sí.

La tasa más alta de homicidios de la ciudad hace un pico en este barrio donde la masa de chabolas crea una de las favelas más grandes de toda América latina que anteriormente se llamaba ‘Dulce Nombre de Jesús de Petare’, ya que se cometen una media de 30 y 60 asesinatos a la semana.

Favela de Rocinha, Río de Janeiro

La favela más grande de la ciudad brasileña cuenta con 70.000 habitantes y fue considerada la más peligrosa del mundo. Para evitar ese apelativo tan poco turístico, el Gobierno destinó más de 700 agentes de policía en el año 2011 para vigilar y mantener el control de la zona, lo que ha propiciado que se puedan hacer hasta rutas turísticas por las favelas, a pesar de que la droga, la violencia y los narcotraficantes siguen siendo el pan de cada día de sus miles de habitantes.

La favela de Rocinha ha sido dividida en dos por dos grandes grupos de narcotraficantes que luchan entre sí por lo que se teme que la violencia y los asesinatos vuelvan a imponerse al orden.

Barrio Medina, San Pedro Sula

En la ciudad con más homicidios de Honduras nos encontramos el barrio Medina, que cuenta con una media de 3 homicidios al día por lo que es considerada la ciudad actualmente más peligrosa del mundo, por encima de Caracas o Acapulco. En 2012, de los 719.000 habitantes de la ciudad apodada ‘la capital del crimen’, 1.218 fueron asesinados, por lo que existe una media de 170 homicidios por cada 100.000 habitantes y en las 15 calles que componen el barrio Medina se cometen un gran porcentaje del total de asesinatos de la ciudad. Los responsables de gran parte de estos crímenes en el barro Medina son Las Maras, que cobran un impuesto a los vecinos solo por dejarles vivir.

Siloé, Cali

Catalogado como uno de los barrios más violentos de la ciudad de Cali, Siloé se ganó tal reputación por sus comportamientos delictivos, además, está sesgada por la pobreza, sus habitantes no tienen condiciones óptimas ni en educación, ni en salud, ni en trabajo, ni en vivienda. Hay problemas con el sistema de basuras, de alumbrado, de alcantarillado. Una atención escolar y sanitaria precaria. Hay que bajar de la montaña para ir al hospital, al mercado o a la universidad.

- Patrocinado -

Según la ONG local Cali Cómo Vamos, la Comuna 20 (que reúne once barrios, entre ellos Siloé) de esta ciudad, la tercera más importante de Colombia, tuvo en 2020 un índice de pobreza multidimensional que alcanzó el 23 %.

«El hoyo» en Iztapalapa, Ciudad de México

Durante décadas la violencia en México se ha convertido en un mal prácticamente imposible de erradicar, no importa el partido que se encuentre al frente del Ejecutivo, lo cierto es que esta problemática continúa aquejando a la población y cubre con una manta color rojo a la sociedad mexicana por igual.

En septiembre de 2022, 64.4 % de la población de 18 años consideró inseguro vivir en su colonia, estas son cifras que seguramente subirán si se consulta exclusivamente lo que acontece en barrios como Tepito o en algunos de Iztapalapa.

De acuerdo con lo informado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en los últimos dos años Iztapalapa ha ostentado los primeros puestos de la lista de municipios más violentos del país, siendo la alcaldía más poblada de la CDMX, con más de 1 millón 800 mil habitantes.

Iztapalapa tiene el que es llamado el corazón de la delincuencia y se trata de un barrio que es considerado uno de los más peligrosos del país, se trata de “La Joya”, considerada un asentamiento irregular, el cual en el bajo mundo es conocido como “El hoyo”.

Durante décadas, bandas delincuenciales como “Los tequileros”, “Los Duarte”, “Los panchitos”, “Los colombianos” y “El Carlitos” lograron apoderarse de la zona, donde operaban con total libertad y en un terreno de plena impunidad.

Los habitantes de esta zona, formada por aproximadamente 500 casas, han sido víctimas de homicidios dolosos, secuestros, feminicidios, violaciones, delitos de alto impacto, tasas de desempleo, pobreza y violencia en transporte público, por mencionar algunos; se dice que quien entra a «El hoyo» sin invitación ya no sale, o por lo menos, no con todas sus pertenencias.

Publicidadspot_img
Publicidad