La verdad que nadie cuenta de vivir en Estados Unidos

Los inmigrantes potenciales no saben todo lo que les espera. En estados Unidos por ejemplo, la cultura corporativa, el sistema crediticio o la vida social podrían sorprenderle.

Hermosos paisajes, excelentes oportunidades profesionales, un centro multicultural: ¡Hay muchas razones para vivir en los Estados Unidos! De hecho, es tal la fijación por la migración a este país norteamericano que tienen su propia expresión para ello ‘el sueño americano’.

Un cuasi mantra que se ha arraigado tanto en Estados Unidos como fuera de él. Sin embargo, los inmigrantes potenciales a menudo tienen poca idea de lo que les espera en un nuevo país y cuál es realidad de ese tan vendido ‘sueño americano’. ¿Es cierto todo lo que se dice? ¿Hay realmente tantas oportunidades? ¿Se puede avanzar socialmente con facilidad siendo un expatriado?

En Q’ Pasa et ayudamos a despejar un poco estas dudas con la verdad que nadie te cuenta de vivir en Estados Unidos.

Llegar con un fondo económico

Es importante tener un fondo de dinero para arreglarse al principio de la estancia en Estados Unidos.

La cantidad va a depender de las necesidades y costumbres de cada uno, del tamaño de la familia y, también, del estado o la ciudad en la que se vive, ya que hay grandes diferencias en lo que cuestan las cosas entre las más caras y las más baratas.

Es frecuente que se calcule mal cuánto dinero se necesita o que es fácil encontrar trabajo y/o obtener los papeles cuando se llega sin ellos. La consecuencia es que se puede acabar pasando necesidad o viviendo con mucha estrechez económica.

Salud, médicos y hospitales

En Estados Unidos, el sistema sanitario puede ser la mejor del mundo…. o de las peores. Ello se debe al hecho de que aún siendo la mejor sanidad y la más adelantada en investigación, lo cierto es que puede estar fuera del alcance de muchos. Inclusive, teniendo seguro médico, es posible acabar en bancarrota por culpa de una enfermedad o un accidente.

Además, lo más cómico de la situación es que antes de un tratamiento, nadie puede decirle su costo o incluso el valor de un servicio o procedimiento en particular. Incluso, tienes que comprar lo que inicialmente no está claro cuánto cuesta.

Por otro lado, es importante saber quién está obligado a tener un seguro médico, entender definiciones extrañas como HMO, PPO, in network, Medicare, Medicaid, premium, deducibles, copago, etc. Y, es conveniente saber adónde se puede ir cuando no se tiene seguro médico.

Alimentación poco saludable

Estados Unidos es conocido por su comida chatarra y rápida. Este es un país acelerado. Y la gente quiere ahorrar su tiempo por cualquier medio. Es por eso que la mayoría de los estadounidenses son adictos a las comidas rápidas. Además, son bien conocidos por sus hábitos alimenticios poco saludables.

Desafortunadamente, incluso la industria de la comida rápida alienta a los consumidores a adoptar estos hábitos. Curiosamente, si eres un emprendedor que tiene una cantidad muy limitada de tiempo libre, también podrías estar influenciado por esos hábitos poco saludables. Además la comida realmente nutritiva y saludable suele ser bastante más costosa.

Personas sin hogar

- Patrocinado -

Nadie sabe cuántas personas están sin hogar en los Estados Unidos porque el gobierno prefiere no saberlo. Pero en todas las ciudades, grandes y pequeñas, encontrarás personas sin hogar acampando en los parques, debajo de los puentes, a lo largo de las orillas de los ríos o durmiendo en las aceras. Realmente hay mendigos en casi cada esquina de la calle.

Por ejemplo, en Tucson, Arizona verás mendigos en la mayoría de las esquinas de las calles en las principales intersecciones, con carteles de cartón que dicen “Tengo hambre, por favor ayuda, Dios los bendiga”.

Personas desde adolescentes hasta ancianos, en sillas de ruedas, veteranos, enfermos mentales, todos echados fuera. La situación es tan frecuente que la gente está acostumbrada a verlos y ya no se conmueve.

La policía puede ser un problema

Es posible que uno de los peligros más fuertes a los que debe enfrentarse es al disparo por parte de un oficial de policía. Un movimiento en falso, una falla al hacer exactamente lo que se le dice (e incluso en muchos casos hacer exactamente lo que se le dice, pero no en la forma en que querían que se hiciera) y puede ser acribillado instantáneamente por balas policiales.

Estás desarmado, por supuesto, pero estos policías fuertemente armados que usan chalecos antibalas afirmarán que “temían por sus vidas”. Incluso cuando la persona a la que dispararon fuera una mujer embarazada o un niño.

El crédito es realmente importante

Lógicamente, los recién llegados a Estados Unidos no tienen crédito, por la sencilla razón de que no tienen un pasado de vida en este país.

Aún así, es fundamental construir un buen historial de crédito cuanto antes. Ya que tener un buen puntaje (score) facilita actividades tan variadas como:

  • Interés para comprar auto o vivienda
  • Plan de teléfono, cable, etc.
  • Poder rentar el apartamento que le gusta
  • Pagar menos premium en los seguros
  • E incluso en algunos casos, poder obtener el empleo para el que aplicamos.

Espontáneos, pero no tanto

Si alguna vez has visto un programa de televisión estadounidense, sabrás lo alegres y comunicativos que pueden ser los estadounidenses, hasta para las citas y el sexo, la gran mayoría son bastante abiertos.

En este sentido, está claro que los estadounidenses sonríen y hablan, pero hablan de temas distantes: sobre el clima, política, mascotas, programas de televisión; sin embargo, rara vez sobre ellos mismos.

Es más, no es costumbre dedicar a extraños (incluso amigos) los detalles de su vida o simplemente derramar su alma y quejarse de la vida en América. Por el contrario, se divierten con amigos, pero cuando tienen problemas agobiantes generalmente acuden a un psicoanalista.

Trabajar, trabajar y trabajar

Si le gustan sus vacaciones, mudarse a los Estados Unidos puede resultar un poco impactante para su sistema.

Mientras que en la mayoría de los países se tienen al menos 4 semanas libres cada año (más 10 días festivos), en Estados Unidos es la única economía desarrollada del mundo donde los empleadores no están obligados por ley a proporcionar ninguna licencia paga.

No obstante, la mayoría de las empresas ofrecen algunas vacaciones, aunque el promedio nacional es de solo 21 días, y ciertamente se trata de una licencia no remunerada.

No es tan sencillo conseguir un buen empleo

Aún teniendo una buena educación, necesitas avales y recomendaciones para conseguir un trabajo digno y bien remunerado. Y si generalmente las recomendaciones en otros lugares del mundo son simplemente una bonificación adicional para un currículum al solicitar un trabajo, entonces en los Estados Unidos es una parte obligatoria del paquete de documentos requerido.

Por lo tanto, en Estados Unidos es muy importante conocer y mantener relaciones amistosas con todos. En este sentido, algunos inmigrantes lo pasan mal.

Por otro lado, las personas profesionales y/o con sus estudios puede que necesiten convalidarlos. En este punto es importante conocer si aplican normas federales y, fundamental, los requisitos que pide el estado en el que se vive.

Dependiendo de la profesión es posible que se tenga que sacar una licencia o rendir exámenes. Esto afecta a muchas categorías laborales pero muy especialmente a las relacionadas con el campo de la sanidad.

Y es que, aunque existen muchas vacantes en el rubro de la medicina y asociados lo cierto es que se piden altos estándares para poder trabajar en Estados Unidos.

Cultura corporativa

Si el tema de las vacaciones o la dificultad para encontrar un trabajo bien remunerado no es suficiente para ti, déjanos comentar que muchos trabajos para grandes corporaciones requieren muchas horas, entornos agotadores y pueden ser mal pagados.

A menudo, la cultura corporativa minimiza al individuo, haciéndolo sentir como un número o un engranaje en la máquina que podría ser reemplazado fácilmente. Si tiene suerte, trabajará 40 horas a la semana, pero es normal que muchos empleados pasen ese número (sin horas extra) con creces para mantener su trabajo.

Todavía usan el sistema imperial

¡Bienvenido a la tierra de las libras, los pies y las pulgadas! Estados Unidos está en un club de élite de países (con Myanmar y Liberia) que no usan el sistema métrico. En cambio, usan el sistema imperial bastante extraño, heredado de los británicos hace tantos años.

Las tasas de conversión son bastante contrarias a la intuición, por lo que se necesita un poco de esfuerzo para comprenderlas. Por ejemplo, una milla son 1,6 km y una libra son unos 453,5 gramos. Sí, es horrible.

Ciudades sucias

Las grandes ciudades pueden brindar muchas oportunidades, pero también tienen un inconveniente. Desde la ciudad de Nueva York hasta Chicago y Los Ángeles, algunas de las ciudades más grandes de Estados Unidos también son las más sucias.

Huelen mal, producen smog, tienen abundante basura y desechos flotando en las calles y, a veces, tienen problemas de roedores.

Los impuestos pueden ser un tanto sorpresivos

No se deje engañar por los precios en las tiendas; son más altos de lo que piensas, por lo que nunca de tomes un artículo por su valor nominal.

La razón, es porque en los Estados Unidos, el impuesto sobre las ventas minoristas no se agrega hasta que se llega al mostrador. En el momento que le entregan su factura está impreso en el recibo para que pueda ver claramente cuánto se ha agregado.

En otras palabras, la etiqueta puede decir $20, pero lo que significa es $20 + impuesto estatal + impuesto federal.

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que la tasa difiere de un estado a otro, y va del 2,9 % en Colorado (la más baja del país) al 7,25 % en California (la más alta del país).

Por supuesto, la situación es la misma en los restaurantes: mira el menú, pide comida y te traen un cheque: todo es un 7-8% más de lo que esperabas al hacer el pedido.

El dinero es todo lo que importa

Si bien la ley protege a los ciudadanos contra varios tipos de discriminación, el estatus de clase está determinado principalmente por la riqueza. El dinero es el rey. Si lo tiene, es probable que obtenga lo que desea, sea más respetado y tenga más oportunidades. Si no lo haces, tus oportunidades disminuyen y, dependiendo de lo pobre que seas, te miran con desdén o te ignoran.

Publicidadspot_imgspot_img