Publicidad

Así fue la transformación del ganador del Oscar Brendan Fraser en The Whale

El aumento de peso de Brendan para este papel es el resultado de una mezcla de maquillaje, prótesis y CGI, así que tenía que usar un traje que no le permitía moverse con facilidad.

Indiscutiblemente Brendan Fraser fue uno de los galanes más codiciados de Hollywood en los finales de los 90 e inicios de los 2000. Protagonizando exitosas cintas con George de la Selva o la Momia, se fue ganando rápidamente un espacio en la industria del séptimo arte.

Sin embargo, Fraser fue uno de los tantos actores que después de un tiempo vio como su carrera caía en picada ante sus ojos, sin mucho que hacer y con una confianza cada vez más destruida. Aún así su talento seguía intacto y justamente es este quien hoy le devolvió con creces lo que se había perdido.

Sí, en la última entrega de los Oscar ganó el Oscar al mejor actor por su interpretación en “ The Whale ”, una cinta con muchos retos que Brendan superó con maestría, como la gran  transformación a la que debía someterse para su papel.

La transformación de Fraser

“The Whale” narra la historia de Charlie, un profesor de inglés de 280 kilos que está confinado en su casa y que está tratando de salvar su relación con su hija separada, interpretada por Sadie Sink, después de comer en exceso para lidiar con la culpa de dejar a su familia por su amante gay.

El aumento de peso de Brendan para este papel es el resultado de una mezcla de maquillaje, prótesis y CGI. En la película, Fraser se pone un traje (lo que provocó cierta controversia sobre la fobia a la grasa), el cual fue alterado digitalmente en la postproducción para que pareciera que Fraser pesaba 600 libras.

Por supuesto eso no resta méritos al trabajo realizado por el diseñador de maquillaje y prótesis Adrien Morot, de modo que escucharlo describir la tarea en cuestión es apreciar un campo de trabajo que va mucho más allá de lo técnico.

«¿Cómo haces un maquillaje que no distrae mientras obviamente eres respetuoso y tiene empatía y precisión y que la gente olvidará después del impacto inicial de ver a Brendan Fraser en ese estado? ¿Así que la gente simplemente se sumergirá en la historia y ver a Charlie por el resto de la película? Esos fueron los mayores desafíos desde el principio».

Después de consultar con Fraser y el director Darren Aronofsky (discusiones que priorizaron la preservación de la libertad de la actuación), Morot dice que creó varias fabricaciones a base de silicona, agregando cientos de libras al cuerpo de Fraser.

Más detalles

Con todos estos detalels, el rodaje de «La Ballena» fue una prueba física y emocional de 32 días para Fraser. Su verdadera «gran ballena blanca», de hecho, fue la escena final, el arrepentimiento de Charlie por Ellie, y Fraser tuvo que filmarla durante dos días porque, en el primero, «estaba todo a pedal y sin gasolina».

 Comparativamente, las «cosas pesadas y engorrosas» eran pan comido: en el set, había 70 pasos desde la silla en la sala de maquillaje hasta el sofá de Charlie, y estaba vestido con una gran cantidad de prótesis, «necesitaba que un equipo me llevara hasta allí». de cinco personas que eran como un equipo de mecánicos con agua (y) retoques constantes”,

- Patrocinado -

Llevaba un traje refrescante similar al que usan los pilotos de autos de carreras, “lo cual fue un desafío en sí mismo porque una vez que comienzas a sobrecalentarte, la sensación fría del agua se crea como un sistema climático: el frente frío y el frente caliente chocan, y luego tienes una tormenta en marcha”, agrega Fraser con una sonrisa.

Fraser sentía vértigo cuando se quitaba el traje al final del día. “Sentí esta ondulación que se quedó conmigo durante días después de que terminamos”, dice. Y aunque podía quitárselo, “tenía una comprensión sensorial bastante cercana de lo que es vivir con obesidad. Me cambió y me hizo sentir por aquellos que viven en ese cuerpo que necesitan ser increíblemente fuertes. Aprendí un respeto que no esperaba».

La preparación

Preparándose para interpretar a Charlie, Fraser tuvo llamadas de Zoom con casi una docena de personas que le dieron testimonios sobre sus vidas: “Algunos hablaron sobre la comida como si fuera su adicción. Algunos hablaron de la comida que fue un desorden genético lo que los llevó a donde estaban.

Algunos hablaron de la comida que sigue siendo su amor y no quieren renunciar a ella”. Los cineastas también trabajaron con Rachel Goldman, una experta en salud mental de Obesity Action Coalition, quien ayudó con los problemas de sensibilidad y también dio notas sobre el maquillaje y el guion.

Esa educación fue clave cuando Fraser interpretó una escena inquietante en la que los atracones de Charlie se salen de control. “Lleva a casa el punto de que no está comiendo por placer o porque tiene hambre”, dice. “Este es un acto de autolesión”.

tiene hambre”, dice. “Este es un acto de autolesión”.

El emotivo discurso en los Oscars

Con toda esta experiencia a cuestas sumado a lo que ha sido su vida, el momento de entrega del premio a mejor actor a Brendan fue catalogado pro muchos como el mejor de la noche

Un emotivo Fraser subió al escenario y exclamó: «¡Así es como se ve el multiverso!».

- Patrocinado -

Luego continuó con un discurso de temática náutica agradeciendo a su elenco, equipo y familia. “Estoy agradecido con Darren Aronofsky por lanzarme un salvavidas creativo y llevarme a bordo del buen barco ‘The Whale’”, dijo Fraser.

“Eso fue escrito por Samuel D. Hunter, quien es nuestro faro. Caballero, usted puso al descubierto sus corazones del tamaño de una ballena para que pudiéramos ver dentro de sus almas como nadie más podría hacerlo. Es un honor para mí ser nombrado junto a usted en esta categoría. Quiero decirles que solo las ballenas pueden nadar a la profundidad del talento de Hong Chau [colega nominado]”.

Y continúo con un pequeño recuento de lo que ha sido su vida profesional “Empecé en este negocio hace 30 años, las cosas no me resultaban fáciles pero había una facilidad que no valoré en ese momento, hasta que paró. Solo quiero decir gracias por este reconocimiento. No se podría hacer sin mi equipo. Ha sido como si hubiera estado en una expedición de buceo y el aire en la línea hacia la superficie está siendo vigilado por algunas personas en mi vida como mis hijos”.

El actor de 54 años mantuvo un liderazgo impresionante durante toda la temporada de premios, comenzando con una ovación de pie de 14 minutos durante el estreno mundial en el Festival de Cine de Venecia. Fraser también se llevó a casa hardware de los Screen Actors Guild Awards y los Critics’ Choice Awards.

Publicidadspot_img
Publicidad