La necesidad de disfrutar tus vacaciones desconectado

En países como España existe una norma llamada ‘Real Decreto Ley’ desde el 28/2020 que regula el derecho a la desconexión digital de los trabajadores en busca del descanso de los mismos.

Para muchos la tecnología es culpable de que no podamos descansar, pero no es así, es la actitud que tenemos frente a ella. Nuestra adicción es la que nos tiene según los expertos en medio de este estrés.

Por ello, es importante pensar que nuestras vacaciones deben ofrecernos momentos de calma, de relax, de conectar con nosotros mismos, con la gente, con la naturaleza, etc.

Apagar el ruido mental que provoca la entrada de mensajería instantánea, mails, notificaciones, es fundamental. La ausencia de inputs permite escuchar nuestra voz interior.

El silencio conlleva introspección, el silencio es salud.

En países como España existe una norma llamada ‘Real Decreto Ley’ desde el 28/2020 que regula el derecho a la desconexión digital de los trabajadores en busca del descanso de los mismos.

Este tipo de regulaciones sientan un precedente, pero no son suficiente si no se acompaña de medidas organizativas, operativas y técnicas.

Lo más importante es que tú, como trabajador, lo creas y lo apliques.

Lo anterior, ante este gran desafío de aprender a gestionar los dispositivos de manera que no invadan nuestros momentos de descanso y desconexión.

Así las cosas, la falta de desconexión digital puede acarrear según los especialistas, fatiga; agotamiento, dolores de cabeza, contracturas, problemas de visión, ansiedad, tristeza, aislamiento, etc.

Lo que quiere decir que si no podemos desconectarnos, podríamos enfermarnos seriamente.

Por eso es importante ejercer un control activo en la relación con nuestros dispositivos, sean para lo que sean (laboral, entretenimiento, información, relaciones…).

- Patrocinado -

Asimismo, se pide evitar que internet “sea un agujero negro por donde perdamos nuestro tiempo y salud”.

Algunas medidas para contrarrestar esta situación

  • Dejar al máximo cerrados los trabajos o tareas.
  • Delegar en tus compañeros que quedan trabajando.
  • Informar a todo el mundo del periodo de vacaciones – fechas inclusive- .
  • Anticiparse. Avisar de que no se estará disponible.
  • Pasa al modo off: quitar notificaciones, mails, …poner una respuesta automática o desviar las llamadas.
  • Activar mensaje automático explicando que no estas disponible y/o con otro móvil de contacto.
  • Entrena el autocontrol y la autodisciplina. Asume completamente la responsabilidad sobre tu tiempo y evita que otros decidan por ti.
  • Cambia de hábitos o incorpora nuevos que te hagan sentir más consciente y saludable.
  • Tú eres el resultado de tus decisiones diarias. Aprender a autorregularte y autocontrolarte, porque es sin duda la victoria sobre uno mismo.

Otras acciones que contribuyen

  • Bajar el ritmo: si puedes no pongas despertador, busca vivir sin saber exactamente qué hora, vive el momento, el presente.
  • Parar para reparar: reflexiona sobre tus objetivos, avances, reafirma tus logros, y evalúa tus mejoras.
  • Aprovecha el tiempo para contemplar y disfrutar de las cosas más sencillas: caminar, una puesta de sol, un amanecer, leer, cocinar sin prisas.
  • Si te apetece, pon orden y limpieza en tu vida y en tus cosas: tu casa, tu armario, la cocina, tu escritorio, tu coche.
  • Mantente activo, haz actividades en función de tu energía. Cada día será una oportunidad.
  • Busca socializar, si te apetece: quédate con los amigos, o con la familia.

El miedo a quedarse sin celular

Se llama nomofobia, el miedo a quedarse sin teléfono móvil. Y se trata de la aparición de una ansiedad severa que sufre una persona cuando pierde el acceso a su celular.

Durante años se ha estado hablando del trastorno. Pero en Asia, el lugar donde surgió el palo para selfies y el emoji.

Los psicólogos afirman que esta adicción al teléfono móvil está aumentando rápidamente y que los adictos son cada vez más jóvenes.

Un reciente estudio encuestó a 1.000 estudiantes en Corea del Sur, donde 72% de los niños de 11 o 12 años poseen un móvil y pasan en promedio 5,4 horas al día en ellos.

El estudio encontró que casi 25% de los niños son adictos al teléfono móvil.

El dato

Muchas personas reconocen el sentimiento de ansiedad cuando el bolsillo se siente extrañamente ligero cuando falta el celular.

Pero la diferencia en estos casos es que el teléfono se convierte en el centro de otros problemas y ansiedades.

Un estudio realizado en Corea del Sur, encontró que las personas que utilizan sus teléfonos inteligentes para acceder a redes sociales tienen más probabilidades de volverse adictos.

El dispositivo es visto como la única llave para un más amplio contacto humano.

Sin su teléfono, las personas suelen sentirse vulnerables, porque sienten que están a la deriva e incapaces de conectarse con otros.

Publicidadspot_imgspot_img