Altos ejecutivos de aerolínea australiana realizan trabajos de maleteros por falta de personal

El director de operaciones de la compañía reveló que está buscando al menos 100 voluntarios para trabajar en los aeropuertos de Sydney y Melbourne.

Desde la pandemia por el coronavirus, las cosas no han sido fáciles para la mayoría de los sectores económicos. Sin embargo, si hay algo innegable es que hay algunos que se han visto más afectados que otros, como es el caso de la aeronáutica.

Para dar un claro ejemplo de la realidad que están viviendo las aerolíneas, en estos días se ha conocido el caso de Qantas Airways, compañía que ha pedido a sus altos directivos que se ofrezcan como voluntarios para trabajar como manipuladores de equipaje en un esfuerzo por combatir la escasez de mano de obra.

El director de operaciones de la compañía reveló que está buscando al menos 100 voluntarios para trabajar en los aeropuertos de Sydney y Melbourne. Las tareas incluyen cargar y descargar maletas, así como conducir vehículos para transportar mercancías a través de las terminales.

Lo cual se debe a que Qantas despidió a una gran cantidad de personal de servicios terrestres durante la pandemia e intentó reemplazarlos con mano de obra más barata proporcionada por contratistas, una decisión que actualmente está sujeta a litigio.

La aerolínea (al igual que muchas de sus contrapartes, especialmente en Europa) ahora se tambalea por la falta de trabajadores que requiere para atender las operaciones diarias.

La justificación de Qantas

“Los altos niveles de gripe invernal y un aumento de la COVID-19 en la comunidad, junto con una oferta limitada en el mercado laboral, hacen que el ingenio en nuestra industria sea un desafío”, dijo Colin Hughes, gerente de operaciones del director Qantas, por correo electrónico.

Por otro lado, un portavoz de la compañía dijo: «Hemos dejado claro que nuestro desempeño operativo no ha estado cumpliendo con las expectativas de nuestros clientes o los estándares que esperamos de nosotros mismos, y que hemos estado haciendo todo lo posible para mejorar nuestro desempeño.

«Como hemos hecho en el pasado durante los períodos de mayor actividad, alrededor de 200 empleados de la oficina central han ayudado en los aeropuertos durante los períodos pico de viajes desde Semana Santa.

«Mientras manejamos los impactos de una temporada récord de gripe y los casos de COVID en curso, junto con el mercado laboral más ajustado en décadas, continuamos con esa planificación de contingencia en todas nuestras operaciones aeroportuarias durante los próximos tres meses».

Otros casos similares

En este contexto, lo que sucede con Qantas no se trata de un caso aislado. Aunque si es cierto que su situación se vio afectada por la posición particular de Australia frente al virus, uno de los países más restrictivos en la movilidad aérea por la crisis del coronavirus.

Canberra comenzó a relajar las medidas en noviembre pasado, pero desde entonces Qantas no ha podido recuperar su fuerza laboral al mismo ritmo que lo han hecho los viajes. Algo similar ha ocurrido en otros países europeos como Holanda o Reino Unido, donde las aerolíneas y los aeropuertos también sufren escasez de personal, lo que ha provocado retrasos y cancelaciones en periodos vacacionales.

- Patrocinado -

De hecho, aeropuertos como el de Heathrow (Londres) han puesto un límite al número de pasajeros durante el verano para ayudar a gestionar la demanda, lo que ha llevado a algunas aerolíneas a suspender la venta de billetes para determinadas rutas.

De igual forma, el jefe de JetBlue (JBLU) ha dicho que la aerolínea de bajo costo de Estados Unidos está teniendo que contratar trabajadores en exceso en un esfuerzo por superar el éxodo de la industria.

Publicidadspot_imgspot_img