Este lugar a sólo 3 horas de Toronto es perfecto para los amantes de lo extraño y escalofriante

Conoce las "Screaming Heads" unas esculturas escalofriantes que parecen gritar mientras salen de la tierra.

Las “Screaming Heads” en Midlothian, son una exposición de arte al aire libre que puede encantar a esos amantes de lo espeluznante y lo extraño.

Las “Cabezas que Gritan” son la creación del artista Peter Camani, un profesor retirado quien además habita en la propiedad.

Este artista creó un inmenso y surrealista paisaje artístico con enormes esculturas que rodean su propiedad de 310 acres.

Al visitar este sitio es posible pasear por los senderos que se desenvuelven entre prados, bosques y estanques, lo que crea la escena intrigante perfecta.

Las esculturas permiten que las personas interactúen con ellas e incluso es posible caminar a través de algunas de ellas.

Camani comenzó a llevar a cabo este proyecto desde 1989, cuando dice que comenzó a restaurar su casa, pero la restauración nunca se detuvo.

Su casa que además fue presentada en el famoso show de “MTV Cribs”, está rodeada de muros gruesos y está adornada con dos cabezas de dragones que sirven como chimenea.

En el interior se encuentran más cabezas que gritan pintadas en las paredes, por lo que el aspecto escalofriante también predomina al interior de la vivienda.

Muchas personas encuentran inquietante las esculturas, ya que dan un aspecto de personas que quisieran resurgir de la tierra.

El artista dijo que su idea era dar la impresión de personas que se estaban hundiendo en el océano, lo que en realidad es un poco escalofriante.

En la propiedad se encuentran más de 100 esculturas que alcanzan los 16 pies de altura y que vistas desde arriba forman la imagen de un dragón.

- Patrocinado -

Una de las esculturas más llamativas ofrece 3 vistas diferentes.

Si se mira desde un ángulo parece un árbol, después al mirarla de frente es una cabeza que grita y finalmente si se mira desde otro ángulo da la apariencia de corazón.

Algunas de las esculturas tienen inscrito el abecedario y los números que utilizamos, según el artista su idea fue dejar un legado para que futuras generaciones u otras formas de vida pudieran comprender el lenguaje y las operaciones humanas que manejamos en la actualidad.

Las Screaming Heads se encuentran en Burk’s Falls, y están abiertas al público todo el año.

La entrada a este extraño pero interesante lugar no tiene ningún costo, pero se alienta a los visitantes a que hagan una donación de alimentos no perecederos que tienen como fin contribuir a Burk’s Falls y District Food Bank.

Publicidadspot_imgspot_img