¿Vida después de la muerte? Investigadores ‘resucitan’ órganos de cerdos muertos

Si bien el descubrimiento genera esperanzas de una variedad de futuros usos médicos para salvar vidas en humanos, también podría significar que debemos actualizar nuestras ideas sobre la muerte misma.

La medicina está lejos de superar la muerte, pero los científicos están buscando formas de retrasar el daño a los órganos dañados y moribundos.

En este sentido, investigadores de la Universidad de Yale pudieron revivir células de órganos de cerdo que habían estado muertas durante más de una hora. El corazón de los animales comenzó a latir, y sus cuerpos no se congelaron como suele suceder.

¿Cómo lo hicieron?

Usando un sistema llamado «OrganEx» que usa bombas especiales y un cóctel de químicos para restaurar el oxígeno y prevenir la muerte celular en todo el cuerpo, el equipo de la Universidad de Yale restableció la circulación sanguínea y otras funciones celulares en múltiples órganos porcinos una hora después de la muerte de los cerdos por paro cardiaco.

La actividad eléctrica se restauró en el corazón, por ejemplo. El músculo se estaba contrayendo.

El estudio «revela la capacidad subestimada para la recuperación celular después de una isquemia caliente prolongada de todo el cuerpo (pérdida de circulación sanguínea y, por lo tanto, de oxígeno) en un mamífero grande», informa el equipo en la revista Nature .

Los experimentos también refuerzan los hallazgos de otro proyecto dirigido por Yale hace tres años que involucró cerebros de cerdos sin cuerpo. Usando un sistema de perfusión similar llamado BrainEx, los investigadores restauraron algunas funciones en los cerebros de los cerdos cuatro horas después de que fueron asesinados en una planta empacadora de carne.

En conjunto, la investigación desafía la antigua creencia de que las células y los órganos del cuerpo comienzan a destruirse de manera irreversible a los pocos minutos de que el corazón se detiene. En cambio, «la muerte celular puede detenerse y su estado (puede) cambiarse hacia la recuperación a nivel molecular y celular», escribe el equipo de Yale en Nature.

Un hito importante

Este trabajo tiene el potencial de ayudar a reducir la cantidad de daño que se produce en los cerebros de las personas después de un accidente cerebrovascular o reparar la función cardíaca después de un ataque cardíaco.

Pero el mayor beneficio podría provenir de la expansión del suministro de órganos de donantes para trasplantes. Y ahí es donde las cosas se complican éticamente.

Pero ese enfoque también requeriría el pinzamiento «obligatorio» de las principales arterias que suministran sangre al cerebro para evitar que la sangre llegue al cerebro del donante de órganos fallecido, señala el equipo de Yale.

En los experimentos BrainEx y OrganEx, los investigadores, que realizaron un seguimiento continuo de EEG (electroencefalografía) de los cerebros de los animales, encontraron que se había restablecido la actividad celular en algunas áreas del cerebro. En ningún momento vieron el tipo de actividad eléctrica que indicaría conciencia o conciencia, dijeron.

- Patrocinado -

Sin embargo, los cerdos anestesiados tratados con OrganEx sacudieron la cabeza y el cuello cuando se les inyectó un tinte de contraste utilizado para la obtención de imágenes. Los patrones de EEG eran planos inmediatamente antes y después de los movimientos. Pero los movimientos indican cierta «preservación» de las funciones motoras, dijeron los investigadores.

Un poco más sobre la ‘resurrección de órganos’

El experimento es un recordatorio más de que la muerte es un proceso, en lugar de un evento abrupto, dijo Caplan. “Sí, tu cerebro puede detenerse, tu corazón puede detenerse, pero otras partes del cuerpo pueden agotarse en lugar de apagarse por completo en minutos o segundos”, dijo el primer autor David Andrijevic, científico investigador asociado en neurociencia en la Escuela de Medicina de Yale.

“Creo que es probable que mucha gente asuma que cuando estás muerto, todo está muerto al mismo tiempo. Este experimento me sugiere que eso no es cierto”.

Se necesitaría mucho más trabajo con animales para estar absolutamente seguros de que «no se puede recuperar una actividad cerebral significativa», dijo Caplan. “Lo que personalmente creo que es cierto, al observar una gran cantidad de obtención de órganos a lo largo de los años y muchas muertes, es que el cerebro es mucho más vulnerable”. “Cuando vemos a alguien cuyo corazón no ha funcionado durante cinco minutos, sabemos que su cerebro se ha ido”, incluso si eso significa hacer que funcione algo en su hígado, dijo Caplan. “Atar el flujo al cerebro no sería tratar de fal

Publicidadspot_imgspot_img