Como una medida desesperada para traer turismo, ahora se podrá nadar con tiburones en Cuba

La Playa de Santa Lucía, es el lugar promocionado por el gobierno cubano para que pueda disfrutar del buceo al lado de los tiburones toro, una de las especies más peligrosas.

El Caribe es una de las áreas de buceo más populares para los viajeros amantes de esta actividad, con fácil acceso a lugares atractivos y promoción del turismo, como las Islas Caimán, Belice, la costa mexicana y Honduras, entre muchos otros.

De manera que, en esta región hay una gran concentración de sitios de buceo famosos con una variedad de vida marina. Allí ocurren encuentros con grandes criaturas acuáticas, naufragios mundialmente conocidos, además del llamativo buceo en cuevas y cavernas. Naturalmente, también hay muchas inmersiones interesantes para los fotógrafos submarinos.

Pues bien, ahora a estos destinos ya conocidos, se les quiere sumar Cuba, que hasta hace poco era conocida como un “área negra” para los que practican esta disciplina; esto a causa de las restricciones y normativas políticas del país insular.

Sin embargo, parece que la situación va a cambiar pronto, ya que, como una medida desesperada para atraer más turistas, el buceo se está promocionado e incentivando mucho en la isla a través de paquetes turísticos, encima con el aliciente de poder hacerlo al lado de tiburones Toro, una de las especies de tiburones más peligrosas en el mundo.

Playa de Santa Lucía, el lugar escogido

Esta playa es el lugar promocionado por el gobierno cubano para que pueda disfrutar del buceo al lado de los tiburones toro. Estas fieras de mar, que pueden medir hasta 3,5 metros, con más de 350 dientes, aspecto musculoso y propensión ocasional a atacar barcos y personas, son la sensación y la tracción principal del buceo en la Isla. Los tiburones toro tienen una reputación temible. Sin embargo, los ataques a humanos son poco comunes.

Esta experiencia conforma paquetes turísticos donde también se incluyen los ya conocidos paseos en carros clásicos.

“La gente viene a Cuba de todo el mundo para nadar con los tiburones”, comentó a la CNN Dan Whittle, director senior del Environmental Defense Fund, un grupo sin fines de lucro que en 2015 trabajó con el gobierno cubano, científicos locales y pesquerías para implementar mayores protecciones para la vida marina en la isla.

Mientras que, Oro, un instructor de buceo de pelo canoso y voz grave con más de 20 años de experiencia guiando inmersiones con tiburones, se muestra entusiasmado con el tema. «El mito es que el tiburón Toro es peligroso, un comedor de personas, que es agresivo», dice Oro.

«Luego consigues ver un tiburón a un metro y medio de distancia y cuando sales del agua, dices: “¡Es la mejor inmersión de mi vida!”.

A pesar de que los tiburones toro pueden tener un comportamiento agresivo, estos animales no comen personas. Por lo tanto, para que la práctica sea segura, se deben cumplir siempre todas las medidas de precaución que le orienten los guías.

Una práctica extendida en el Caribe

- Patrocinado -

La alternativa turística está cada vez más extendida en la región caribeña. Según un estudio publicado en Biological Conservation, en 2014, los buceadores que visitaron las Bahamas para nadar con tiburones aportaron más de 100 millones de dólares a la economía local de ese país.

En Cuba, la iniciativa es por el momento más discreta, pero se aspira a que los arrecifes vírgenes de la isla, y el aumento de los esfuerzos para salvaguardar las aproximadamente 100 especies de tiburones nativos, atraigan a los visitantes que hasta ahora han tardado en regresar desde la pandemia.

Para esto los especialistas marinos se encuentran trabajando en la sensibilización a la población, explicando que los tiburones pueden traer un beneficio económico tangible a la localidad. “Les decimos a los residentes que no los maten, que no los pesquen. Siempre estamos trabajando en ello”, comenta el guía de buceo Lázaro Suarez Zayas a una cadena televisiva.

“El tiburón toro no está en peligro de extinción, pero es de esta zona, y lo utilizamos como recurso natural, así que debemos protegerlo”, argumenta.

Así que, si te entusiasma la idea de nadar con los tiburones, puede que la playa de Santa Lucía en Cuba sea el lugar ideal.

Publicidadspot_imgspot_img