¿Por qué no hay vuelos directos entre América del Sur y Asia Oriental?

Viajeros del lado sur del continente americano sueñan con volar directamente a Asia Oriental, pues las conexiones y largas esperas para poder conseguir un vuelo, suelen ser sumamente agotadoras. En la actualidad, solo países americanos como Panamá, Brasil y México, están conectadas con la región de Asia-Pacífico.

Pero, si estas naciones si cuentan con las conexiones, ¿por qué no hay vuelos directos entre América del Sur y ese punto del continente asiático?.

Expertos han compartido un sinnúmero de veces el gran problema que hay detrás de esto, pues al América del Sur estar “desconectada” de Asia Oriental, no solo están poniendo barreras para el sector turismo, sino, también a las relaciones comerciales.

De acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés), citada por la página web Simple Flying, la región de Asia-Pacífico se convertirá en una de las más importantes del planeta, dado que se espera que para dentro de 20 años, el 44% de los viajes (extras) de pasajeros aéreos provengan de India y China. 

En países como Indonesia, India, Filipinas, Malasia, Vietnam, Tailandia y China, se encuentran los diez mercados de transporte aéreo más emergentes, lo cual a largo plazo será perjudicial para América Latina, dado que será el único continente con el que no contará con vuelos directos.

Solo hay cuatro aerolíneas realizando los viajes desde Asia-Pacífico y solo hay 22 vuelos semanales a la región oriental. En México, las únicas aerolíneas encargadas de realizar la ruta de 7.739 millas entre Ciudad de México y Pekín, es Hainan Airlines y China Southern. En el caso de la conexión entre el país norteamericano y ciudades como Tokio (Japón) y Seúl (Corea del Sur), la empresa Aeroméxico es la única que opera vuelos diarios hacia estos dos puntos.

En el caso de América Central y América Latina, la aerolínea que se conecta con Panamá y Brasil es Air China; la cual, tan solo realiza ocho vuelos semanales desde China hasta los países americanos mencionados anteriormente.

Las inmensas distancias, los requisitos aéreos y la falta de infraestructura y tecnología, parecen haber alejado aún más los intereses de establecer una conexión directa entre los países de América del Sur y Asia Oriental. Se espera que en un futuro cercano, estas «barreras» desaparezcan y se cree una solución.

Publicidadspot_imgspot_img