¿Cómo identificar que tienes una pareja tóxica?

El amor, el amor… Cuántas cosas hacemos, dejamos de hacer y permitimos que nos hagan con la justificación de que ‘estamos enamorados’.

Ciertamente ninguna relación es perfecta y siempre habrá dificultades que sortear, situaciones en las que hay que apelar a la paciencia, la tolerancia y hasta el perdón. Pero, sin lugar a duda hay muchas situaciones que llevan las famosas ‘banderas rojas’ por todos lados, aunque no seamos capaces de verlo.

Si alguna vez has pensado que algo no se siente bien con tu pareja, es posible que estés en una relación tóxica y aún no te hayas dado cuenta. Para que no sigas en lo que muy seguramente es un círculo vicioso, en Q’ Pasa te compartimos algunas señales para identificar que tienes una pareja tóxica.

Siempre te hace sentir culpable y hacerse la víctima

En una relación tóxica, una de las personas puede inducir la culpa en el otro, y con esto, trata de obtener control. Cada vez que hace algo que hace sentir mal a la otra persona, intentará hacerte sentir culpable por la situación, por lo que te hará sentir mal.

De ese modo, los culpables siempre son los demás y jamás reconocerá haber cometido un error. Todo lo contrario, siempre padece los de los otros.

Es egoísta y egocéntrica

No empatiza y sólo piensa en su propio beneficio. Actúa sin plantearse si sus acciones favorecen o no a la relación, tiende a no escuchar y no se pone en tu lugar.

Seguro que sus quejas sobre el trabajo son largas letanías y las tuyas se quedan en una frase que tu pareja resolverá con un “eso no es nada, lo mío sí que es grave”.

Tiene una actitud posesiva y controladora

Las relaciones que tienen una confianza deteriorada tienden a ser relaciones tóxicas en las que uno de los dos es posesivo, y el otro sufre los celos y la desconfianza de su pareja.

Si se dejas que simplemente pase el tiempo, las personas posesivas serán cada vez más sospechosas y controladoras.

Un ejemplo puede ser revisar el celular, incluso el kilometraje del automóvil para asegurarse que no haya ido a algún lugar que no debiera.

Generalmente te hace pasar malos ratos mientras te menosprecia y denigra

El menosprecio se puede dar a través del humor o las bromas, emitiendo juicios sobre las cualidades, competencias o la personalidad del otro, o bien mediante la burla explícita, implicando con esto que todo lo que expresas, incluyendo tus ideas, tus creencias o deseos, son algo estúpido.

- Patrocinado -

También puede hacerlo mediante la crítica discreta pero intensa. Aun en los casos en los que logras confrontarle, se muestra evasive y disfraza su actitud diciendo que simplemente está bromeando.

Al lado de una persona que denigra, la persona que creías ser habrá perdido poco a poco toda importancia. Te vuelves banal, poco interesante, extremadamente inferior.

Hace continuos reproches y exige demasiado

Te recordará tus posibles fallos continuamente, los memorizará, archivará y sacará a la luz siempre que le parezca. Por supuesto, pensará que tú estás a su servicio y, por mucho que lo intentes, no conseguirás que la relación vuelva a ser como al principio o que tu pareja se sienta satisfecha.

Las discusiones son cada vez más constantes

Si por múltiples cosas, ya sean grandes o pequeñas, temas profundos o superficiales, crea un ambiente bélico y que en cualquier momento puede estallar y darse una situación, desagradable, incómoda, de conflicto de manera habitual y cotidiana.

¿Qué puedo hacer si me identifico en estos puntos?

Si en la relación de pareja que estás teniendo detectas o identificas, momentos o situaciones descritas en los puntos anteriores, probablemente estés envuelto/a en una relación tóxica.

Lo más importante es darse cuenta, tomar conciencia de lo que te aporta estar al lado de esa persona. Si solo se produce conflicto y dificultad para vivir, que poco a poco está envenenado tu alma, es mejor poner fin a las cosas que no te ayuden a conseguir bienestar y felicidad.

Al inicio de una relación el proceso de adaptación es complicado, pero nada de esto debería de ocurrir. Tu prioridad en la vida debes de ser tú y las metas y proyectos que tengas planteado para tu futuro, las personas tóxicas impedirán que alcances esas metas.

Si después de hablar con tu pareja, sobre lo que no te gusta y te hace sentir mal, aprecias que bajo el paraguas, “lo siento, no lo haré más”, “por ti cambiaré “” y cada cierto tiempo se vuelven a dar conductas que hemos catalogado de “mal trato”, entonces es el momento de poner fin a esta relación y empezar el proceso de cambio en la dirección que estaba cogiendo tu vida.

Es importante acudir a aquellas personas con las que tienes una relación sana, donde sientas apoyo, escucha, comprensión. O si los sentimientos de tristeza, angustia, desesperanza son muy intensos ponte en contacto, pide ayuda a profesionales para comenzar junto a ellos/as el camino de la desintoxicación para volver a recuperar la ilusión por la vida.

Publicidadspot_imgspot_img