¡Que viva el placer! Estos son los beneficios de la masturbación en las mujeres

Además de ser una práctica bastante placentera, la masturbación trae consigo un gran número de beneficios para las mujeres. En Q’ Pasa te contamos algunos para que disfrutes aún más de tu sexualidad.

Por mucho tiempo la masturbación femenina fue considerada como un tabú, incluso, aún hoy para muchas mujeres, lo sigue siendo.

No obstante, cada vez es más común que las mujeres se sientan más libres de explorar su cuerpo y su placer, y es que ¿a quién no le viene bien un poco de autoconocimiento?

Pues además de resultar una práctica extremadamente placentera, la autoestimulación sexual es un hábito saludable. Por eso en Q’ Pasa te contamos cuáles son los beneficios de la masturbación en las mujeres.

¡Fuera estrés!

La masturbación nos ayuda a liberar algunas hormonas como la dopamina, la oxitocina y las endorfinas. Es decir: las hormonas de la felicidad, de tal manera que masturbarse significa sentir un subidón totalmente natural.

Esto tiene repercusiones importantes sobre nuestra salud cuando llegamos a niveles de ansiedad, ya que el estrés es realmente dañino para nuestra salud. Está relacionado con todo, desde enfermedades cardíacas, obesidad, depresión hasta desórdenes en la función inmunológica.

Te ayuda a conocer mejor tu cuerpo

La masturbación es un momento íntimo y personal que nos ayuda a explorar lo que nos gusta y lo que no, a aumentar nuestra libido y en general a sentirnos dueñas de nuestro cuerpo.

Puedes probar sola, pero también es muy recomendable añadir algún complemento a tus investigaciones: geles, juguetes sexuales… ¡Todo vale! Recuerda que, además, entender tu cuerpo puede ayudarte para guiar a tu pareja en sus relaciones íntimas.

Genera confianza

A veces al tener relaciones de pareja estamos más centradas en satisfacer a la otra persona que en pensar en nuestro propio placer. Sin embargo, la confianza es clave para empoderarse y atreverse a dar indicaciones a tu pareja.

También nos ayuda a escapar de algunas creencias limitantes que nos impiden disfrutar de la sexualidad: “no consigo llegar al orgasmo”, “no disfruto”, “no tengo gana”, y demás inseguridades.

Te ayuda a dormir mejor

Si bien hay innumerables técnicas milenarias para dormir mejor como un vaso de leche caliente, leer unas páginas de una novela, una melodía tranquila, si hay algo que merece estar en esta lista es la masturbación.

Esto debido al alivio del estrés que sentimos después de una buena sesión de sexo o de masturbación mejora el sueño porque te deja en buen estado, ya que tiene ese poder de liberar tensiones emocionales y físicas y dejarnos súper relajadas.

Fortalece tus músculos

- Patrocinado -

Los músculos de la zona pélvica son esenciales para disfrutar más de las relaciones con mejores orgasmos, pero también para evitar incontinencia urinaria e incluso para facilitar el parto.

Bien es sabido que de hecho llegar al orgasmo no siempre es una tarea fácil que requiere de mucha fuerza, de ahí que la masturbación te pueda ayudar a fortalecer los músculos pélvicos, ya que al igual que cualquier otro músculo si lo utilizas lo fortaleces.

Ayuda a prevenir problemas

El hábito de mirar y tocar el cuerpo es bueno no sólo para aceptarlo, sino para conocerlo también. La masturbación femenina permite estar en contacto con los genitales, aportando una mejor noción sobre cómo es la propia vulva.

Tener una mayor familiaridad permite detectar antes cualquier tipo de cambio que pueda indicar infección o problemas de salud (por ejemplo, si aparecen verrugas o irritación, o si hay alteraciones en el flujo vaginal).

Además, según algunos expertos, la masturbación ayuda a limpiar el cuello uterino: al abrirse se liberan las bacterias acumuladas y, por tanto, nos previene de infecciones en el tracto urinario, como la cistitis.

Potencia la capacidad orgásmica

Hay muchas mujeres que aseguran nunca haber tenido un orgasmo en su ida, hasta que se masturban. Esto debido a que muchas veces durante las relaciones sexuales con parejas heterosexuales se le suele dar mayor importancia a la penetración.

En cambio, la masturbación permite una mejor estimulación del clítoris, lo que en la mayoría de los casos permite llegar al orgasmo con más facilidad. En otras palabras, con esta práctica preparamos a nuestro cuerpo para sentir ese placer y él se lo guarda en la memoria.

Publicidadspot_imgspot_img
error: Este contenido esta protegido y no puede ser copiado.