Gobierno estadounidense prepara una identificación para los indocumentados

La nueva iniciativa proporcionaría a los migrantes unas tarjetas de identificación temporales para que puedan acceder más fácilmente a los servicios y beneficios del gobierno.

La administración de Biden planea probar el suministro de tarjetas de identificación temporales a inmigrantes no autorizados que esperan una decisión final sobre sus casos, según dos fuentes gubernamentales familiarizadas con la planificación.

Así las cosas, se permitiría a estos inmigrantes demostrar más fácilmente a las autoridades que ya están en el sistema de inmigración e idealmente proporcionaría un incentivo a los inmigrantes no autorizados para brindar información precisa al gobierno sobre su ubicación.

Actualmente, los inmigrantes ilegales que se someten a procedimientos judiciales tendrían que registrarse físicamente con las fuerzas del orden público en una oficina de campo del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Con esto en mente, los funcionarios de la administración se esfuerzan por obtener la aprobación del Congreso antes de octubre para implementar el programa de prueba en medio de temores de que una toma de posesión republicana en noviembre pueda impedir su lanzamiento.

¿Cómo funcionaría?

Aún no se deciden los detalles del programa y quién se inscribiría en un programa piloto, sin embargo, hay algunos datos que ya se conocen:

  • En general, las tarjetas de identificación se entregarían a los migrantes que no estén en los centros de detención y que crucen ilegalmente la frontera entre EE. UU. y México u otros sin estatus legal que estén pasando por largos procesos judiciales de inmigración o expulsión.
  • La tarjeta probablemente incluiría un código QR que proporcionaría al afiliado acceso a información y documentos judiciales a través de una aplicación, dijeron las fuentes. Esto podría potencialmente disminuir el creciente número de solicitudes de información sobre casos de inmigración bajo la FOIA.
  • También permitiría que los inmigrantes no autorizados, como los solicitantes de asilo, demuestren, si las autoridades los detienen, que ya están en el sistema de inmigración.
  • Idealmente, también incentivaría a los inmigrantes no autorizados a proporcionar información precisa sobre su ubicación y registrarse virtualmente con más frecuencia con las fuerzas del orden, en lugar de tener que esperar en la fila en una oficina física de ICE.

ICE Secure Docket Card

Con este panorama, si se le da luz verde al proyecto, podría haber usos potenciales aún mayores para tales tarjetas de identificación en el futuro.

Podrían presentarse a los agentes de la TSA para permitir que los inmigrantes no autorizados viajen más fácilmente en avión o accedan a ciertos programas de beneficios estatales.

“El programa ICE Secure Docket Card es parte de un programa piloto para modernizar varias formas de documentación proporcionada a los no ciudadanos liberados provisionalmente a través de una tarjeta segura, verificable y consistente”. Dijo un portavoz del gobierno.

Asimismo, la tarjeta segura contendrá una foto, identificadores biográficos y «características de seguridad de vanguardia» para el beneficio mutuo del gobierno y los no ciudadanos, agregó el vocero.

Los detalles del programa aún están en desarrollo, pero ICE dice que el objetivo principal de SDC es «mejorar los formularios en papel actuales e inconsistentes que a menudo se degradan rápidamente en el uso en el mundo real». En espera del resultado del piloto, ICE dice que considerará expandirlo aún más.

Fondos para el programa

El presupuesto de gastos del DHS para el año fiscal 2023 incluye partidas de dinero específicas ($10 millones) en el capítulo Operaciones de Ejecución y Remoción para el funcionamiento del programa de ICE conocido como Secure Docket Card. El plan es permitir el acceso a expedientes y documentos migratorios de no ciudadanos (extranjeros) a expedientes y documentos migratorios.

- Patrocinado -

El presupuesto también asigna $20 millones para el manejo del Programa Alternativas de Detención (ATD) para casos de adultos y jóvenes.

¿Qué dicen los activistas?

Ben Monterroso, director de integración del voto de Poder Latinx, dijo que la nueva tarjeta de identificación para indocumentados puede convertirse en “un nuevo ataque a nuestra comunidad” debido a que no está claro qué hará el DHS con la información que recopile cuando la otorgue.

“Ahora bien, si las tarjetas van a servir para algo, como por ejemplo trabajar, está bien. Pero si el objetivo es para controlar, no nos parece. Ya de por sí cientos de miles de indocumentados se encuentran trabajando en las sombras, por tanto, qué ganaríamos con tener una tarjeta más y con información delicada”, indicó.

“Nosotros lo que estamos pidiendo es programas que concedan beneficios a los inmigrantes, no sistemas para controlar dónde están. Pedimos legalización no controles”, agregó.

Por su parte, Francisco Moreno, de la Confederación de Federaciones Mexicanas en Los Ángeles, California, dijo que “esta tarjeta es más que nada para hacer un conteo rápido de la comunidad indocumentada y los que están llegando recientemente”.

“Los que están (los 11 millones de indocumentados, algunos de los cuales llevan décadas en el país) ya tienen de alguna manera una identificación, una licencia de manejar”, agregó.

“En fin, es bueno que tengan como mínimo una identificación para moverse, tener cheques, viajar. Tiene su lado bueno y su lado malo. Yo me voy por el lado bueno. Sentirse identificado es importante en este país”, indicó.

Publicidadspot_imgspot_img