El sorprendente caso de ‘la niña biónica’ que no siente dolor, hambre o sueño

Olivia, carece de una parte del cromosoma 6, una alteración genética única en el mundo que la hace tener esta condición particular.

muchos soñamos con parecernos a esos súper héroes que vemos en la tv, los comics y las películas, tener una fuerza increíble, volar, lanzar rayos por los ojos, poder controlar otras mentes humanas, o cualquier otro don extraordinario que nos permita convertirnos en alguien excepcional.

Lamentablemente volvemos a la realidad un poco frustrados, porque al final, todo es una fantasía; sin embargo, existen personas en el mundo que sí se asemejan a esos fantásticos seres que admiramos, como es el caso de Olivia Farnsworth, una niña que no siente dolor, ni miedo.

Primeros años sin sospechas

Olivia apareció por primera vez en 2016, cuando tenía 7 años de edad. Convirtiéndose es uno de los casos más sorprendentes y únicos de la historia.

La niña, nació en la ciudad inglesa de Huddersfield, que se encuentra a medio camino entre Manchester y Leeds. Es una niña hermosa y feliz, que ha crecido normalmente. Sin embargo, manifestó ciertos síntomas extraños desde una edad temprana. De hecho, su madre notó que ella era diferente de otros niños cuando era una bebé.

Por ejemplo, Olivia casi nunca lloraba. Al principio, su madre simplemente pensó que era una bebé tranquila, que no se alteraba con mucha facilidad. Sin embargo, a medida que fue creciendo, también mostró dificultad para dormir.

Estaba activa todo el día y desde los nueve meses de edad, nunca volvió a dormir la siesta. A pesar de esto, cuando llegaba la noche, todavía estaba llena de energía y, a menudo, despertaba a sus padres al amanecer. Además, no parecía tener mucho apetito. De hecho, solo comía cuando sus padres insistían en que lo hiciera. Su madre comenzó a llamarla “bebé de acero”.

Estas características no despertaron ninguna sospecha en sus padres, pensaron que era solo por su forma de ser. Sin embargo, cuando comenzó a ir a la escuela, sucedió algo completamente fuera de lo común. Olivia se cayó y se hizo una herida profunda en el labio. Sangraba profundamente, pero reaccionó como si nada hubiera pasado. Cuando la llevaron al hospital, tuvo que someterse a una cirugía menor. Y aún así, ella no mostró signos de dolor.

Esto obviamente atrajo la atención del médico. inclusive, fue la primera persona en alertar a la familia sobre su rara condición. Pero a pesar de esto, los padres no se dieron cuenta del alcance de su extraño trastorno.

Hasta un día, que Olivia fue atropellada por un automóvil, este la arrastró por casi 20 metros, pero sorprendentemente se levantó como si nada.

Más tarde, los médicos explicaron que, en efecto, no le había pasado nada; pero esto no era porque fuera inmune al daño, sino porque había mantenido su cuerpo tan relajado durante el accidente que no tenía fracturas.

La revelación

- Patrocinado -

Pronto los científicos descubrieron que Olivia Farnsworth no solo carecía de sensaciones de dolor, sino que tampoco tenía noción de peligro; por lo tanto, ni siquiera había tratado de evitar que el auto la arrollara.

Luego les explicaron a los padres que esto se trataba de una rara condición genética causada por la ausencia del cromosoma 6. En realidad, no es que este cromosoma esté completamente ausente, sino que está tan significativamente alterado, lo que provoca todo esto.

Olivia Farnsworth tiene actualmente 13 años, y todo apunta a que su caso es único en el mundo. Al menos, es el único que conocemos. Tanto así, que cuando su condición se hizo pública, gran parte de la prensa la etiquetó como ‘La Niña Biónica’.

Pero Olivia y su familia no han prestado mucha atención a este apodo, ni a la insistencia de los medios de presentarla como una rareza. En cambio, han aprovechado su popularidad para iniciar una campaña para recaudar fondos y que su caso sea investigado científicamente de una manera profunda, y el encargado sería el Centro Médico de la Universidad de Groningen, en Países Bajos.

Por el momento no se sabe más nada, pero se sienta un precedente en cuanto al descubrimiento de uno de los muchos “súper humanos” que puede haber en este mundo.

*Foto de portada tomada de: tn8.tv

Publicidadspot_imgspot_img