Estudiantes de todo el mundo están usando inteligencia artificial para hacer trampa en sus trabajos

El contenido escrito por algoritmos de aprendizaje automático es completamente único y no puede ser identificado por detectores de plagio.

Muchos estudiantes encuentran que escribir ensayos es una tarea desalentadora. No solo tienen que presentar una tesis original y bien argumentada, sino que deben respaldar sus afirmaciones y estructurar sus pensamientos de manera convincente.

Todo esto ha llevado a que, con el desarrollo de las nuevas tecnologías, los estudiantes busquen formas de facilitar su trabajo, encontrando respuesta en las inteligencias artificiales.

 La tendencia se está extendiendo por las escuelas secundarias y las mejores universidades del país: los estudiantes están utilizando el aprendizaje automático para escribir sus ensayos y tareas. No solo lo están usando para darles los esquemas generales de un artículo, ahora se pueden escribir ensayos únicos completos mediante sistemas de aprendizaje automático.

De esta manera, los educadores se están enfrentando a un nuevo desafío pernicioso que se está extendiendo rápidamente.

El primer generador de artículos en línea debutó en 2005. Sin embargo, ahora, el texto generado por IA se puede encontrar en novelas, artículos de noticias falsas y reales, campañas de marketing y docenas de otros productos escritos; y es que la tecnología es gratuita o barata, lo que la pone en manos de cualquiera.

¿Cómo se utilizan?

El contenido de los ensayos tomado de Internet se ha vuelto demasiado fácil de detectar para las escuelas. La mayoría de las universidades han utilizado durante muchos años sistemas automatizados que cruzan los ensayos de los estudiantes con el contenido en línea y las palabras escritas por otros estudiantes.

Sin embargo, el auge del contenido escrito de IA pronto hará que este sistema se rompa espectacularmente. A diferencia de lo que algunos piensan, el contenido escrito por algoritmos de aprendizaje automático es completamente único y no puede ser identificado por detectores de plagio.

Así, incluso puede decirse que el uso de un programa de inteligencia artificial no es «plagio» en el sentido tradicional; no hay trabajo previo que el estudiante pueda copiar y, por lo tanto, no hay original que pueda ser detectado.  

En su lugar, un estudiante primero introduce texto de una o varias fuentes en el programa para comenzar el proceso. Luego, el programa genera contenido mediante el uso de un conjunto de parámetros sobre un tema, que luego se puede personalizar según las especificaciones del escritor. Con un poco de práctica, un estudiante puede usar IA para escribir su trabajo en una fracción del tiempo que normalmente le llevaría escribir un ensayo.

La opinión de los educadores

Numerosos educadores consideran que el uso de estos programas viola la integridad académica. La profesora de la Universidad de Georgetown, Lise Howard, me dijo: «Creo que no es ético y es una violación académica usar IA para escribir párrafos, porque el trabajo académico tiene que ver con la escritura original».

- Patrocinado -

Las asignaciones escritas tienen dos propósitos, argumenta Ani Ross Grubb, miembro de la facultad a tiempo parcial en la Escuela de Administración Carroll en Boston College: “Primero es evaluar las habilidades de aprendizaje, comprensión y pensamiento crítico de los estudiantes. En segundo lugar, proporcionar un andamiaje para desarrollar esas habilidades. Hacer que la IA escriba tus tareas iría en contra de esos objetivos”.

Una línea muy delgada

Ciertamente, se puede argumentar que este tema ya ha sido abordado en los códigos de integridad académica universitaria. El uso de IA podría exponer a los estudiantes a cargos graves. Por ejemplo, la American University indica: «Todos los documentos y materiales enviados para un curso deben ser trabajos originales del estudiante, a menos que se cite la fuente», mientras que la Universidad de Maryland señala de manera similar que está prohibido usar la deshonestidad para «obtener una ventaja injusta y /o usar o intentar usar materiales, información o ayudas de estudio no autorizados en cualquier curso o ejercicio académico”.

Pero algunas ayudas para el estudio generalmente se consideran aceptables. Al escribir documentos, está perfectamente bien usar productos de verificación de gramática y sintaxis estándar en Microsoft Word y otros programas de creación de documentos. Otros programas de IA como Grammarly ayudan a escribir mejores oraciones y corregir errores. Google Docs termina oraciones en borradores y correos electrónicos.

Por lo tanto, el límite entre el uso de ese tipo de programas informáticos de asistencia y el engaño total sigue siendo confuso. Y tú ¿La usuarías?

Publicidadspot_imgspot_img