Mujer sufre ataque con una aguja en el centro de Toronto

Junlan Li, una mujer que esperaba el cambio de luces en el semáforo, sintió un punzón en la espalda, provocado aparentemente por un hombre que se cruzó en su camino.

En los años 90´s, cuando el temor por el VIH alcanzó su punto máximo, surgieron una serie de leyendas urbanas en el mundo, entre las cuales se hizo muy popular una que decía que personas contagiadas, dejaban agujas contaminadas con la enfermedad en los asientos del cine, estadios, teatros y demás, para quien se sentara, se pinchara y también contrajera el virus, o que también pinchaban personas al azar en medio de una calle concurrida, ya que muchos ataques de este tipo, fueron denunciados en aquella época.

Nunca se supo si esto en realidad era cierto, lo que sí se evidencio fue que esta práctica, la de los pinchazos al azar en la calle, trascendió en el tiempo, ocurriendo con cierta frecuencia y permaneciendo hasta nuestros días. Ya no solo con el fin del “contagiar con VIH”, sino con cualquier otro fin.

Como ocurrió hace unos días en el centro de Toronto, donde Junlan Li, una mujer que esperaba el cambio de luces en el semáforo, sintió un punzón en la espalda, provocado aparentemente por un hombre que se cruzó en su camino. 

Los hechos

Junlan Li, de 29 años, le dijo a CBC Toronto el lunes que sucedió mientras estaba haciendo algo que muchas personas hacen a diario en la ciudad: estaba esperando que cambiaran las luces en la esquina noroeste de Yonge y College cuando alguien la atacó al azar el domingo a las 15:15

“Iba a la tienda de comestibles, ocupándome de mis asuntos, parada en el cruce de peatones, esperando a que se encendiera el semáforo. Y luego, mientras el tráfico pasaba detrás de mí, alguien me golpeó en la parte inferior derecha de la espalda”, dijo.

Denuncia a la policía y publicación en Reddit

La víctima dijo que miró a la persona que pensó que era su atacante, que estaba detrás de ella, pero parecía indescriptible. Luego, un hombre del otro lado la detuvo y le dijo: “Ese tipo te robó. ¿Cómo estás? ¿tomó algo tuyo?”.

Li revisó su billetera, bolsillos y abrigo y no vio nada fuera de lo común. Agradeció al hombre que le informó, a quien llamó Buen Samaritano, y luego siguió su camino. A la mitad de la siguiente cuadra, se dio cuenta de que le dolía la espalda.

“Estaba en llamas”.  Pronto, sintió un “hormigueo” en la espalda y pudo distinguir un pequeño bulto o pinchazo. Preocupada por la situación, llegó a un hospital cercano. “Tengo un pinchazo en la espalda, fue hecho con algo muy puntiagudo”, dijo. “Me dijeron que era un pinchazo”.

Posteriormente, Li se comunicó con el departamento de policía de la ciudad. “La policía está investigando y revisando las imágenes”, dijo un portavoz de la policía de Toronto. “No tenemos actualizaciones en este momento, pero podemos decirle que una ocurrencia como esta no es común”.

- Patrocinado -

Frente al caso, la policía le dijo que, si detenían al sospechoso, el cargo sería agresión con un arma.

Posibles consecuencias

Después de ir al hospital más cercano y esperar unas cinco horas en la sala de emergencias, le dijeron que tenía una herida punzante en la espalda y que se sospechaba que tenía un pinchazo con una aguja.

El médico le hizo análisis de sangre y le dio una lista de cosas que hacer, incluyendo ir a una clínica de enfermedades infecciosas, monitorear sus síntomas y llamar si el dolor empeora. Además, tiene una cita en una clínica en los próximos días.

En su publicación de Reddit, que generó más de 480 comentarios, dijo que podría necesitar profilaxis posterior a la exposición para prevenir el VIH.

Ahora le gustaría que otros residentes de Toronto supieran lo que le sucedió. “Eso es algo que no esperas que suceda, ¿verdad? El hecho de que esto sucediera fue un momento un poco extraño para mí”, dijo.

“Los ataques aleatorios suceden y no quiero asustar a nadie, pero al mismo tiempo sabes que no está de más estar alerta. Cuídense unos a otros”. Li también insta a todos a asegurarse de que sus vacunas contra el tétanos y la hepatitis B estén al día. Y está agradecida con el hombre que le contó lo que pasó.

Publicidadspot_imgspot_img