Publicidad

La Triste Historia del ‘Hombre del Agujero’ que Elegió Permanecer Aislado en la Selva Amazónica Hasta su Muerte

El último miembro de una tribu indígena aislada en la selva amazónica de Brasil, que eligió vivir en soledad durante más de dos décadas.

El mundo es un lugar vasto y maravilloso, con muchas áreas que permanecen completamente intocadas por lo que conocemos como civilización moderna.

Una de esas áreas se encontraba en la selva amazónica de Brasil, donde alguna vez habitó una tribu indígena no contactada.

Sin embargo, el último miembro de esa tribu, conocido como el ‘hombre del agujero’, tomó la desgarradora decisión de seguir aislado en la selva, viviendo solo durante más de dos décadas antes de finalmente fallecer en el lugar que llamaba hogar.

El ‘hombre del agujero’, un hombre de unos 50 años que también fue apodado el ‘hombre más solitario del mundo’, logró sobrevivir en la selva durante más de 20 años, todo por sí mismo.

Regularmente se refugiaba en agujeros que él mismo excavaba en el suelo y utilizaba otros como trampas para atrapar animales.

Se realizaron numerosos intentos de establecer contacto con él, pero él los rechazaba a todos, colocando trampas alrededor de su hogar y disparando flechas a cualquiera que se acercara demasiado.

El hombre fue oficialmente clasificado como no contactado, lo que significa que ningún forastero había hablado con él, hasta donde se sabe.

Su tribu, que nunca recibió un nombre, se cree que fue víctima de un ataque por parte de agricultores en 1995.

Intentos fallidos de interacción

El hombre, quien luego vivió solo durante dos décadas en el Territorio Indígena Tanaru en la Amazonía, se consideraba el único sobreviviente.

Los intentos de contactar al hombre dejaron en claro que él no quería que lo molestaran, por lo que los expertos se mantuvieron a distancia para monitorear su progreso, ocasionalmente dejándole herramientas y semillas para ayudarlo a sobrevivir.

- Patrocinado -

Aquellos encargados de supervisar su bienestar encontraron su cuerpo tendido en una hamaca en 2022.

Plumas de colores brillantes colocadas alrededor de él llevaron a los expertos a creer que el hombre sabía que iba a morir.

Marcelo dos Santos, experto indígena, dijo: «Estaba esperando la muerte, no hubo signos de violencia».

Fiona Watson, directora de investigación y defensa de Survival International, visitó la zona en 2004 y ayudó en los esfuerzos para proteger la tierra y la seguridad del hombre.

Sobre su muerte, ella dijo: «Nadie ajeno conocía el nombre de este hombre, ni siquiera mucho sobre su tribu, y con su muerte, el genocidio de su pueblo se ha completado.

Esto fue, de hecho, un genocidio, la eliminación deliberada de un pueblo entero por parte de ganaderos hambrientos de tierra y riqueza.

La crueldad a la que han sido sometidas las tribus indigenas

Él simbolizaba la terrible violencia y crueldad infligida a los pueblos indígenas en todo el mundo en nombre de la colonización y el lucro, pero también su resistencia.

Solo podemos imaginar las horribles cosas que presenció en su vida y la soledad de su existencia después de que el resto de su tribu fuera asesinado, pero resistió con determinación todos los intentos de contacto y dejó claro que solo quería que lo dejaran solo».

- Patrocinado -

«En cierto sentido, no necesitamos saber nada sobre él», agregó Watson. «Pero él es un símbolo de lo que estamos perdiendo, esta tremenda diversidad humana».

Con la muerte del ‘hombre del agujero’ y nadie más en su tribu para continuar, se suma otra tribu y cultura que se han perdido para siempre.

Tras la muerte del hombre solitario, el Observatorio de los Derechos Humanos de los Pueblos no Contactados y Recién Contactados ha pedido que las tierras de Tanaru se mantengan protegidas.

Ellos, junto con Survival, desean que la tierra en la que vivió el hombre del agujero se mantenga como un memorial al genocidio de los pueblos indígenas.

Cuando se trata de contactar con tribus indígenas, muchas de ellas preferirían que los dejaran en paz, incluso ocasionalmente matando a misioneros que se acercan demasiado.

Sin embargo, cualquier violencia cometida contra aquellos que intentan contactar con las tribus palidece en comparación con la muerte y destrucción que les infligen los locales.

Publicidad