Este es el país que está creando el “banco global de heces” para evitar la extinción de las bacterias

Este sitio está ubicada en Suiza y fue posible gracias a una propuesta de un grupo de científicos, que ya han comenzaron a trabajar en esta colección de microorganismos.

Diferentes especies de bacterias estarían en peligro de extinción, y la mejor manera de preservarlas al parecer es depositar muestras de heces y otros materiales biológicos en una gran bóveda (laboratorio).

Este sitio de almacenamiento está ubicada en Suiza y fue posible gracias a una propuesta de un grupo de científicos, que ya han comenzaron a trabajar en esta colección de microorganismos.

De acuerdo con extenso informe de la BBC Mundo, los investigadores argumentan que este “esfuerzo es fundamental para comprender mejor el papel que muchos de estos seres vivos”.

En el futuro, la iniciativa, que reúne a universidades de varias partes del mundo, también puede dar como resultado nuevos tratamientos para varias enfermedades, explican los expertos.

Conocido como Microbiota Vault (Bóveda de microbiota), el proyecto, se encuentra en fase piloto y se inspiró en otra iniciativa similar.

Un banco de más de 1,1 millones de tipos de semillas de todo el planeta ubicado en Svalbard, un archipiélago que pertenece a Noruega.

El objetivo del banco de semillas es almacenar estos materiales en un lugar seguro y, así, tener una reserva que garantice el suministro de alimentos en el futuro.

Según la nota de la BBC, el mismo principio se aplica a la bóveda de bacterias.

¿En qué consiste el proyecto?

Maria Gloria Domínguez Bello, microbióloga y quien lidera la iniciativa internacional, explica a la BBC que la diversidad de estos seres microscópicos se ha reducido drásticamente en las últimas décadas.

Al estudiar a los pueblos indígenas de la Amazonía, la experta observó que la variedad de bacterias que portan en sus intestinos era el doble de la de una persona que vive en una ciudad.

- Patrocinado -

«Y, cuando investigamos más a fondo, vimos que los pueblos que empezaron a tener contacto con los servicios de salud y empezaron a recibir antibióticos también sufrieron una pérdida de diversidad bacteriana».

Así las cosas, los investigadores han comenzado a detectar en los últimos años la pérdida de esta diversidad de bacterias.

Las posibles causas de la desaparición

El microbiólogo Christian Hoffmann, explica que el proceso de extinción de los microorganismos comenzó con la Revolución Industrial, entre los siglos XVIII y XIX.

«A partir de ese momento, logramos refrigerar y conservar mejor los alimentos y hacerlos disponibles en grandes cantidades. La carne, por ejemplo, se volvió barata, accesible y fácil de conservar en casa».

Dice a la BBC que «por un lado, esto representó más seguridad para gran parte de la población. Por otro lado, alteró profundamente nuestros hábitos alimenticios».

Y estos cambios en la dieta se han profundizado aún más en las últimas décadas, con la mayor disponibilidad de alimentos industrializados y ultraprocesados.

Entre tanto, los académicos apuntan a una segunda razón detrás de la extinción silenciosa de los microbios: el advenimiento de los antibióticos.

Los partos por cesáreas y las bacterias

De acuerdo con expertos, cuando se realiza una cesaría el bebé deja de pasar por el canal de parto normal o natural.

- Patrocinado -

Y esto conlleva a que no tome para él (el bebe) muchas de las bacterias del cuerpo de la madre y que le servirían para formar la microbiota del recién nacido a partir de entonces.

Recordemos que en la cesárea el bebé nace de un corte en el útero y casi no tiene contacto con los microorganismos de la mujer.

Este procedimiento tiene efecto secundario sobre la diversidad bacteriana. Y este impacto es mayor en los países ricos y altamente industrializados.

Las enfermedades crónicas

Especialistas señalan que existen dos tipos de evidencia sobre el impacto de la extinción silenciosa de los microbios en el cuerpo humano.

«El primero de ellos proviene de la epidemiología. Los datos muestran una asociación significativa entre nacer por cesárea o el uso de antibióticos con mayor incidencia de algunas enfermedades, como el asma».

Investigadores en la materia considera que los estudios encuentran conexiones, pero no determinan una relación de causa y efecto.

En otras palabras, estos trabajos aún no permiten comprender en profundidad cómo una cosa (los antibióticos o la cesárea) provoca la otra (las enfermedades).

«La segunda evidencia proviene de experimentos con animales. Cuando interfieres con la microbiota de cobayas muy jóvenes, generalmente se vuelven más grandes y obesas a lo largo de su vida», explica la BBC.

Estas investigaciones preliminares también muestran que trasplantar la microbiota de un animal sano a uno que está enfermo también puede funcionar como una especie de tratamiento.

Lo más importante que debemos saber

Si bien existe un consenso entre los científicos sobre la importancia de la microbiota, existe todo un universo microscópico por explorar, dice el informe de la BBC.

Si bien no sabemos cuál es la función de cada una de las especies, qué significan para nuestra salud. El riesgo de extinción de estos microorganismos es una amenaza para nuestra propia especie.

Si desaparecen del mapa antes de que sepamos lo que están haciendo, eso representa una oportunidad perdida para hacer frente a problemas presentes y futuros, reseña el medio de comunicación inglés.

Y ahí es exactamente donde entra la Bóveda de la Microbiota: la propuesta es conservar muestras de varias especies de microorganismos en un lugar seguro.

En principio, la iniciativa tiene dos focos principales. Primero, la recolección de heces humanas de varias partes del mundo.

Se trata de un método sencillo para obtener parte de la microbiota intestinal y en segundo lugar, almacenar alimentos fermentados por diferentes tipos de bacterias, como el queso y el yogur.