Emigrar: la difícil decisión de abandonar todo y empezar de nuevo

La migración, en esencia, es el resultado de millones de personas que toman la decisión de quedarse o irse. Sin embargo, cada decisión es profundamente personal que cambia vidas y reescribe futuros.

Generalmente cuando vemos la vida de las personas que se han ido a otro país en busca de mejores oportunidades, sólo estamos observando un resultado, pero no todo el proceso que transitaron para llegar hasta allí, incluyendo la toma de la decisión, el primer y el paso más importante para emigrar.

Y es que, la migración, en esencia, es el resultado de millones de personas que toman la decisión de quedarse o irse. Sin embargo, cada decisión es profundamente personal. Cambia vidas y reescribe futuros e incluso es considerado como una aventura sólo para valientes.

La razón principal radica en que dejamos atrás una vida a la que estamos acostumbrados para empezar de cero. Nuestros familiares, amigos, sitios conocidos para celebrar, meditar e incluso ‘hacer nada’ nos brindan una sensación de seguridad y confort que difícilmente tendremos en otra parte.

La previa

En este contexto, emigrar requiere además de valentía, de planificación. Uno de los momentos más cruciales es el momento antes de hacerlo, es decir, el momento durante el cual se toma la decisión.

Esta etapa suele ser sorprendente, ya que dicha encrucijada revela si realmente es factible hacer realidad nuestros sueños, o no.

Muchos especialistas consideran que el proceso migratorio obedece en muchos de los casos a motivos económicos, sentir inseguridad física, social o jurídica, así como el no poder visualizar un futuro con oportunidades.

No obstante, sea como fuere, plantearse la cuestión sobre dar el paso de emigrar siempre es una pregunta totalmente personal, en la que la persona involucrada debe considerar distintos factores para poder tomar la mejor decisión.

Se debe tomar en cuenta que muchas veces, aunque es se trata de elegir, los motivos que la impulsan suelen generar ansiedad y presión, ya que en todos los casos no se trata de una decisión alegre, sino impuestas por factores socio-económicos, tal como hemos señalado.

Las preguntas

Como hemos dicho, La decisión de emigrar es una decisión de gran trascendencia personal y familiar. No debe ser tomada a la ligera, ni como respuesta emocional ante cualquier percance que pueda haberse tenido en el país de origen.

Por eso es importante cuestionarnos si realmente es una disposición ‘obligatoria’ y que nos hará sentir realizados. Para ello, puedes hacerte cinco sencillas preguntas que te harán reforzar tu seguridad y confianza.

¿Qué razones te llevan a emigrar?

En la mayoría de los casos, repetimos, la consideración de la posibilidad de emigrar está motivada por razones económicas, pocas expectativas para su futuro y por la inseguridad física y/o jurídica que se tiene en el país de origen. Sin embargo, no te conforme sólo con estas razones.

- Patrocinado -

Cuestionándote internamente para determinar que otros motivos personales pueden estar influyendo en tu decisión de emigrar. Seguramente, tales motivos te impulsarán a plantearte objetivos que te lleven a culminar con éxito tu proyecto migratorio.

¿Emigrar resuelve sus problemas?

Es indispensable hacerse esta pregunta para tener claro que emigrar es solo el primer paso hacia la solución de tus problemas. Además, con la decisión de emigrar, vendrán otros inconvenientes que deberás resolver, como la adaptación.

Responderte esta pregunta te ayudará a tener claridad de si en realidad, emigrar es lo que debes y quieres hacer. Además, te ayudará a considerar si ésta es la opción correcta o, si, por el contrario, existen mejores alternativas dentro de tu propio país.

¿Consideras otras opciones en lugar de emigrar?

Quizás, la mejor estrategia para responder esta pregunta sea comparar tu situación actual con la que podrías tener al emigrar. Para ello, considera aspectos como trabajo, familia, salud, amigos, vivienda, etc. De ser posible, asígnale un puntaje a cada aspecto. Así, podrá distinguir rápidamente, cuál situación te resulta más favorable.

Incluye, además, qué tiempo requiere para para alcanzar sus objetivos en cada uno de dichos aspectos. De esa forma, tendrá una mejor visión de tu actual situación y de lo que ganarías o perderías a la hora de emigrar.

¿Piensas que vas a hacer luego de emigrar?

Tómate todo el tiempo que requieras para responder esta pregunta. Es muy importante responderla con calma. A través de ella podrás empezar a definir dónde establecerás tu residencia, con cuál proyecto laboral iniciarás en el nuevo país, si comprarás o alquilarás una vivienda, comprarás un vehículo, etc.

¿Cuánto tiempo necesitarás para emigrar?

Los trámites migratorios deben ser realizados en tu país de residencia. En las embajadas o consulados del país escogido como destino. No incurras en fraude migratorio, ingresando al país como turista, para, de inmediato, pretender cambiar tu estatus. Pues esto te convertiría en inmigrante ilegal.

Adicionalmente, toma en cuenta todos los documentos y procedimientos que necesitas y hazlo con tiempo.

Finalmente, si luego de responderte las anteriores preguntas, sigues firme en tu decisión de emigrar, entonces trabaja por hacerlo realidad. Define y traza tus metas y objetivos. Así como también, el tiempo que amerita para cada uno. De esa manera, estarás dando el paso más importante darle un sí a una nueva vida, lejos de los tuyos y todo lo que conoces.

Foto de portada es gracias a DepositPhotos

Publicidadspot_imgspot_img