Si no aprendiste una nueva habilidad, leíste un libro o empezaste un negocio en esta cuarentena, no te ha hecho falta tiempo, te ha faltado dedicación

- Advertisement -

La pandemia del coronavirus provocó una interrupción laboral que nadie veía venir, obligó a millones de personas a permanecer en casa, medida que permitió a una gran cantidad de personas a reinventares mientras que otro tanto aún continúa quejándose de la situación sin haber aprendido nuevas habilidades.

Cuando la Organización Mundial de la Salud declaró como pandemia el brote del coronavirus, los países se blindaron y decretaron el aislamiento social obligatorio para impedir un colapso sanitario en sus centros hospitalarios, sin embargo, a pesar de que dicha medida tenía como fin proteger a sus ciudadanos, empezó a salir a flote nuevas enfermedades sociales a causa del encierro y, aunque al principio del confinamiento gran parte de las personas pensaron tomar los “días libres” para aprender nuevas habilidades, con el pasar de los días y por el miedo generado, centraron su atención, en el televisor, el celular y la comida.

Hacer ejercicio, leer un libro y aprender una habilidad nueva hacen parte de la nueva tendencia de la productividad en cuarentena, porque, después de más de 3 meses de encierro, se ha descubierto que la frase “no tengo tiempo” es más que una excusa para ocultar el “no quiero”, o acaso, ¿ya hiciste una lista de las cosas nuevas que aprendiste en cuarentena?, ¿ya leíste los libros que tenías guardados? o ¿ya pensaste en un nuevo emprendimiento? si tu respuesta es no, entonces haces parte de ese gran grupo de personas que aún continúan dejando sus tareas procrastinadas.

No es falta de tiempo, es falta de interés, porque una vez inició la cuarentena empezó a aumentar el contenido de tutoriales en YouTube,  diferentes plataformas dispusieron de cursos on-line gratuitos,  entrenadores empezaron a montar contenido diario sobre las rutinas de ejercicios, en fin, las opciones para aprender algo nuevo estuvieron y están disponibles 24/7 para permitir que las personas estuviesen más entretenidas mientras se superaba la crisis sanitaria mundial, pero, a pesar de los esfuerzos por evitar el aumento de la depresión, la violencia intrafamiliar y los trastornos sociales, se evidenció que no es por falta de “oportunidades” que las personas caen en estos comportamientos, sino porque su interés está centrado en otras situaciones.

Tristeza, enojo emocional, depresión e irritabilidad son algunos de los impactos psicológicos  que está dejando la cuarentena prolongada y, aunque psicólogos afirman que hay diferentes pasos para salvaguardar  el bienestar emocional, esta más que claro que la rutina diaria de las personas está marcada por «el querer» más que por «el deber».             

Seguir leyendo




Cerrar