¡Increíble! Le consignaron USD 350 mil por error y esto fue lo que hizo con el dinero

A Sho Taguchi, un residente de 24 años, se le envío desde la alcaldía de la ciudad accidentalmente la suma el pasado 6 de abril.

Un joven en Japón perdió en un casino la suma de 358.000 dólares que aparecieron en su cuenta bancaria por error y que hoy lo tienen en la cárcel.

Las autoridades arrestaron al masculino después de establecer que el dinero que le entró a su cuenta y que se gastó, pertenecía al fondo de ayuda del covid-19 de su ciudad, Abu.

A Sho Taguchi, un residente de 24 años, se le envío desde la alcaldía de la ciudad accidentalmente la suma el pasado 6 de abril.

Se suponía que el dinero se distribuiría equitativamente entre los 463 residentes de bajos ingresos de la ciudad como una medida de alivio de la pandemia.

Pero en lugar de pagarle los 100.000 yenes correctos (764 dólares), accidentalmente le transfirieron la cantidad total: 46,3 millones de yenes (358.000 dólares) al hombre en mención.

La ciudad demandó a Taguchi después de que se negara a devolverlo; dijo que gastó la suma total en sitios de casinos extranjeros.

Esta semana, Taguchi expresó remordimiento y dijo que lo devolvería poco a poco.

La disculpa podría haber llegado demasiado tarde. La policía arrestó al hombre el jueves, acusándolo de fraude informático.

Los detalles del caso de Taguchi han cautivado a la nación, provocando un debate sobre quién es el responsable del lío.

Aunque algunos han dirigido la ira hacia Taguchi por gastar dinero destinado a otras familias de bajos ingresos, otros han cuestionado cómo el gobierno local pudo haber permitido que ocurriera tal error.

Detalles del caso

Los registros han demostrado que retiró la suma total de su cuenta entre el 8 y el 21 de abril, en 34 ocasiones distintas.

- Patrocinado -

Antes de obtener los fondos, tenía 665 yenes (USD 5) en el banco.

En una conferencia de prensa el martes, el abogado de Taguchi dijo que sería “difícil” para su cliente devolver el dinero.

Luego, el miércoles, el abogado dijo que Taguchi ahora estaba arrepentido y planeaba devolverlo.

No dijo cuándo ni cómo su cliente podrá devolver la suma total de 358.000 dólares, sobre todo después de que Taguchi renunció a su trabajo al poco tiempo de recibir los fondos.

Kohei Ojima, miembro del parlamento de Tokio, dijo que el mayor problema en cuestión era cómo se devolvería ese dinero. “¿Cómo asumirá el gobierno la responsabilidad y evitará que se repita?”, escribió en Twitter.

Otro caso similar

Es malaya, tiene 21 años y reside en Sidney, Australia. Sin reparar en lo extraño que hubiera sido recibir tal monto de dinero Jia Xin Lee se dedicó a gastarlo en su mayor afición: ropa y accesorios de marcas de lujo.

En pocos días gastó 2.2 millones de euros. La joven derrochó el dinero mayormente en bolsos de diseñadores cotizados, joyería de las casas más importantes y en ropa de las marcas más exclusivas.

Entre los lugares a donde Jia Xin Lee fue de compras se encuentran locales de marcas como Hermes, Chanel, Bvlgari, Dior y Sidney Boutique.

El fin de este sueño multimillonario llegó cuando Christine quiso transferir lo que le quedaba del cuantioso depósito a otra cuenta.

El banco Westpac se pudo dar cuenta de las irregularidades y alertaron a las autoridades.

Existen vacíos legales en estos temas ya que la persona que recibe el dinero no ha hecho nada para que los acontecimientos se den de esa forma, en ese sentido, técnicamente, no se está incurriendo en un delito.

Por otro lado, si un usuario recibe un monto que no corresponde y se lo gasta debe tener mucho cuidado porque estos valores pueden pertenecer a organizaciones al margen de la ley.

En el momento en el que el dueño de la cuenta disponga de ese dinero se entenderá como cómplice de ese capital mal habido.

Christine Jia Xin Lee fue arrestada cuando tomaba un vuelo que la llevaría a Malasia.

El banco

La intención del banco es que la joven devuelva la totalidad del dinero.

Todos los objetos que la malaya adquirió fueron decomisados y los abogados del banco los guardan en una bodega a la espera de que se resuelva la situación. Lee fue liberada bajo fianza.

El banco pudo recuperar el poco dinero que quedó después de las compras de la joven.

La respuesta de Lee cuando le preguntaron sobre el por qué había gastado la plata fue que creyó que el depósito procedía de sus padres y por eso no se preocupó.

Según ella, sus papás se harán cargo del dinero que le debe al banco.

Publicidadspot_imgspot_img