Si todos respetásemos las básicas reglas de etiqueta del metro las cosas serían diferentes, los viajes serían más cómodos y los disgustos serían menos.

El transporte público de Montreal es considerado como uno de los mejores del mundo por tener los boletos con tarifas flexibles y una gran red de autobuses, sin embargo, es muy común ver como a diario decenas de personas no siguen el protocolo del metro y hacen que con su comportamiento el viaje se torne un poco pesado.

Publicidad

Usuarios que ocupan con sus maletines un puesto, usuarios que tosen sin taparse la boca e incluso usuarios que prestan más atención a su celular que a las indicaciones a la hora de abordar el transporte, son algunos de las reglas simple de etiqueta más ignoradas del metro.

Al momento de tomar el transporte público es importante seguir el protocolo para contribuir con la cultura general que caracteriza a Montreal, por ejemplo, al momento de abordar el transporte permita primero que otros bajen, esto agilizará la movilidad.

No destine un puesto para su bolso, el no lo necesita; este es uno de los comportamientos más comunes en el transporte público, la falta de sentido común conlleva a que algunos usuarios tengan este comportamiento.

Interrumpa el uso del celular por un momento. Es importante saber cuando se debe y cuando no se debe usar el celular, hay personas que abordan el transporte mientras chatean por su celular, esto no solo dificulta la movilidad, sino que también ocasionalmente puede generarle problemas con otros usuarios.

Quítese el maletín antes de abordar el metro o el autobús para evitar lastimar a otra persona con el, los bolsos ocupan demasiado especio y es importante saberlo llevar para no generar disgustos entre los demás usuarios.

Al momento de toser o estornudar es importante que por respeto y por salud cubrirse la boca para evitar propagar gérmenes. Para contribuir al buen uso del transporte público de la ciudad es importante seguir las reglas básicas de etiqueta para crear un entorno en paz con los cientos de usuarios que a diario nos topamos en las estaciones.

Publicidad