El tema de la sexualidad se ha ido abriendo camino con el tiempo, en cuanto a la reflexión, el conocimiento y la búsqueda de nuevas experiencias. Todo el tiempo hablamos del Punto-G de las mujeres pero casi nunca del Punto-G masculino por lo que esto sigue siendo un tabú y por ello, existe gran cantidad de hombres que no se atreven a experimentar placer a través de esta zona, ya que piensan que es sólo de exclusividad para las relaciones homosexuales.

Para empezar, debemos saber de qué estamos hablando.

El Punto-G masculino está en la próstata, este órgano se ubica en el interior del recto, a unos 5 cm del ano y en la pared que da hacia el frente de la vejiga; allí se encuentra, una glándula del tamaño de una nuez. Una forma fácil de acceder a ella es con la introducción del dedo ligeramente doblado en dirección a la cara anterior, esta es la que mira hacia al pene; aquí puede sentir una masa pequeña redondeada.

Muchos hombres temen que la curiosidad puede desviar su sexualidad o de perder su masculinidad, por el lugar donde se encuentra su zona erógena. Pero la verdad es que nada puede cambiar la sexualidad de una persona, a menos que esté reprimiendo su instinto. Es una creencia popular el pensar que por estimular el punto G masculino se puede cambiar las inclinaciones sexuales. De hecho, quienes lo han probado, no solo que no han cambiado sus preferencias sexuales y no dudan en repetir la experiencia, por haberla sentido extremadamente satisfactoria.

¿Y cómo puedes dar en el clavo?

Si quieres lograr que tu pareja se relaje y disfrute de su sexualidad puedes iniciar  practicando sexo oral esto hará que se sienta más relajado y tranquilo, es el mejor momento para que intentes encontrar su punto G. Así que, mientras le estás haciendo disfrutar por delante, intenta centrar toda tu atención con tus manos en la parte de atrás.

Puedes intentar una estimulación externa o indirecta; esta se logra presionando o masajeando con el dedo índice el área que se encuentra entre los testículos y el ano (esta área se llama perineo). El perineo es un punto en donde existe una gran cantidad de terminaciones nerviosas, que hacen a esta zona absolutamente sensible y muy erógena en el hombre, aunque no deseen admitirlo esto hará que su sexualidad aumente y podrán tener orgasmos más placenteros.

Si tu pareja se siente lo suficientemente cómodo como para pasar al siguiente nivel, es momento de probar con la estimulación interna o directa, para poder llegar hasta esta glándula se debe insertar un dedo lubricado en el ano hasta sentir un pequeño “bache”, es ahí donde debes masajear. Igualmente, a algunos hombres les agrada que estimulen su próstata una vez que tengan una erección completa, mientras que otros perciben que la estimulación prostática intensifica su erección y los conduce al orgasmo más explosivo y potente que han experimentado en sus vidas. Además,  hay casos en los que los hombres ni siquiera necesitan estimulación en sus penes, porque el placer que viene del masaje prostático es suficiente para producirles un orgasmo, en este punto los hombres ya tienen una mente abierta hacia su sexualidad y sobre lo que les produce placer.

Con la intención de que cualquier actividad sexual sea lo más placentera posible, es fundamental que la pareja pueda hablar y comunicar sus necesidades y sus gustos para llegar a tener una sexualidad plena y satisfactoria

Ahora es momento de atreverse y multiplicar el goce para su pareja.

http://qpasa.com/base-alienigena-lago-ontario/