Los efectos del cambio climático empiezan a hacer de las suyas y en algunas regiones de Canadá las altas temperaturas se sentirán mucho más fuerte que en otras.

La ola de calor se aproxima especialmente para la ciudad de Toronto y Montreal, pues se prevé que la temperatura oscile entre los 30 y 34 grados centígrados, por lo que se recomienda a las personas no hacer muchas actividades y procurar estar en zonas con aire acondicionado.

La temporada veraniega trae consigo altas temperaturas acompañadas de una sofocante combinación de calor y humedad lo que probablemente molestará a los habitantes que no suelen estar acostumbrados a este tipo de temperaturas y más aun luego de salir de una fuerte temporada de frio.

El aumento de temperatura posiblemente alertará a las autoridades que se preocupan por mantener a salvo a las personas que no cuentan con las garantías suficientes para estar en un estado cómodo primordialmente aquellas que se encuentran en mal estado de salud.

El año anterior Montreal registró una temperatura máxima de 35 grados centígrados lo cual ocasionó más de 30 muertes; durante esta ola de calor extremo los servicios de emergencia recibieron más de 1.200 llamadas relacionadas con el calor, o sea un 30% con respecto a lo habitual.

por fortuna las playas y un sinfín de actividades al aire libre ya están disponibles para que estas temperaturas calurosas no sean traumáticas para los canadienses y puedan disfrutar el verano de la mejor manera.