69 contenedores llenos de basura provenientes de Filipinas están próximos a llegar a Canadá en el barco M/V Bavaria.

En un viaje marítimo de 20 días Filipinas embarcó más de 1.500 toneladas de residuos que están destinados a llegar a la ciudad de Vancouver, Canadá a través de Taiwán cumpliendo su amenaza y como parte de la larga disputa por más de 6 años entre ambos países.

Las disputas iniciaron cuando el país norteamericano se negaba en reconocer el problema por el cual atravesaba Filipinas entre el año 2013 y 2014 al recibir toneladas de residuos provenientes de Canadá las cuales tuvieron que ser dejadas en 2 puertos filipinos.

Entre las 2 naciones ha existido una fuerte controversia respecto al tema de las basuras luego de descubrirse que los contenedores habían sido declarados falsamente como plástico reciclable cuando en realidad se trataba de un desecho eléctrico en descomposición.

En el año 2018 Filipinas ganó un caso legal el cual dictaminó que Canadá debía hacerse responsable de los 69 contenedores de basura, de inmediato el presidente filipino, Rodrigo Duterte, expresó que Canadá debía retirar los residuos lo antes posible y de no ser así prometió remolcarlos y arrojarlos a aguas canadienses tal y como está sucediendo ahora.

Salvador Panelo, portavoz de la presidencia expresó que “si Canadá no acepta su basura la dejaremos dentro de sus aguas” aclarando que Filipinas no es un vertedero de basura de países extranjeros.

Todo parece indicar que Canadá aceptará las toneladas de basura y las enviará a una instalación de residuos para energía, básicamente se incinerará.

Catherine McKenna, ministra de medio ambiente de Canadá, dijo que la empresa privada Chronic Inc,  fue la responsable de enviar a Filipinas los residuos que ahora le esta costando al gobierno canadiense alrededor de $1.14 millones, sin embargo fue muy clara al expresar que el gobierno está trabajando para responsabilizar a dicha compañía.

Publicidad